Walter Márquez, diputado venezolano: Hay dos caminos, revuelta popular o intervención internacional | Local | Política | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Política - Local


Walter Márquez, diputado venezolano: Hay dos caminos, revuelta popular o intervención internacional



Walter Márquez, diputado venezolano: Hay dos caminos, revuelta popular o intervención internacional | EL FRENTE Para el funcionario, afecto a Juan Guaidó, Nicolás Maduro y la gente que lo acompaña en el régimen han propiciado que el pueblo venezolano ejecute una revuelta para generar un cambio político, democrático y del sistema económico en el vecino país.

El Diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, Walter Márquez, estuvo en Bucaramanga para una visita privada, la cual aprovecho para realizar contactos con representantes de sectores políticos del departamento de Santander y con quienes realizó un concienzudo y exhaustivo relato y un análisis de la crisis que se vive en Venezuela.

Esa crisis, que Naciones Unidas denomina crisis humanitaria compleja, por la multiplicidad de factores que se han producido, derivadas del fracaso del modelo del Socialismo del Siglo XXI, creado por Hugo Chávez Frías ante la desilusión del pueblo contra los viejos modelos de partidos políticos históricos.

El Socialismo del Siglo XXI surgió como una esperanza dentro de un modelo que después se vinculó a la cuba de Fidel Castro lo que contribuyó a su caída en picada, porque unas fueron las promesas electorales y otras fue la realidad de lo que Hugo Chávez Frías hizo como presidente ya que convirtió su modelo y su gobierno en una mezcla de populismo con militarismo, con corrupción e, incluso, con obscurantismo, porque entraron a operar fuerzas espirituales afrocubanas, así como sucedió en épocas republicanas del siglo XIX.

Soluciones lejanas

El Diputado Walter Márquez estuvo en Diario EL FRENTE para exponer su pensamiento de lo que le espera a Venezuela debido a la crisis humanitaria en la que la ha sumido el gobierno criminal de Nicolás Maduro Moros, y la camarilla que lo rodea y respalda en el poder. 

“En este momento la situación venezolana es extremadamente difícil porque no sólo faltan alimentos y medicinas, sino porque también han atentado contra la vida de la ciudadanía. Hemos sufrido dos macroapagones en los últimos días, uno el 7 de marzo y otro hace dos días. La gente no tiene recursos para buscar como alimentarse, ni cómo preparar alimentos. La situación es demasiado compleja. No hay una claridad de que haya una pronta solución. Para resolver esta crisis sólo puede haber una insurrección popular, como lo que sucedió en el “Caracazo” que llevó a deponer de la presidencia a Hugo Chávez por algunos días, pero ahora tiene que ser definitivo”.

El gobierno de Maduro se ha afectado por los bloqueos económicos internacionales. ¿La comunidad internacional tiene algo de culpa de lo que sucede en su país?
“El tema del bloqueo, es un bloqueo ideológico de Maduro porque antes de los bloqueos ya existía esa profunda crisis que se generalizó por la expropiación de bienes, de haciendas, de empresas productivas y de medios de comunicación para poder controlar la opinión pública y convertirse en un pensamiento único. A eso le sumamos el regalo del petróleo a Cuba, Nicaragua, Bolivia y a islas del Caribe para comprar la lealtad diplomática de esos países. Además, las medidas que ha tomado la Comunidad Internacional son individuales, contra el líder que es Nicolás Maduro y su círculo cercano de colaboradores y funcionarios que son los sancionados”.

Pero tampoco puede vender la cantidad de petróleo que antes exportaba, ¿eso no afecta también el poder adquisitivo?
“Esa es otra situación que se agrava. El manejo del petróleo. Cuando (Hugo) Chávez llegó al poder, producíamos tres millones de barriles de petróleo al mes, ahora sólo se produce un millón. Le sumamos la expulsión del país de más de 20.000 técnicos petroleros, entre el año 2012 y el 2013, la fuga de talentos del país, la falta de pago, la falta de innovación tecnológica, entre otras cosas, han creado un cuadro dantesco en la vida de los venezolano.
Ahora, los argumentos del gobierno de Maduro son los bloqueos, pero los que son recientes, han sido producto de un proceso de deterioro a lo largo de los últimos años y también le sumamos la intromisión militarista en la política. La mayoría de Ministros y Gobernadores son militares que están diseñados para destruir y no para construir”.

Ante este panorama tan crudo ¿Qué situación se puede dar, a corto plazo, para rescatar la democracia en Venezuela?
“La situación está dada para que se pueda abrir una revuelta popular y una revuelta militar de cuadros medios y bajos. Recordemos la revuelta popular y militar del 11 de abril de 2002 que concluyó con el derrocamiento de Hugo Chávez durante unos días. Allí intervinieron los militares, pero por el control de los servicios de contrainteligencia cubano-venezolana, no fue posible porque volvieron a colocar a Hugo Chávez en el poder. En ese entonces los militares no tenían las prebendas que poseen ahora y no participaban de la corrupción los comandantes, mayores y tenientes, ahora si lo hacen y es por eso que no toman la determinación de apoyar un golpe de estado a través de una revuelta popular”.

Dos caminos un único fin

¿Cómo enfocar esa revuelta popular para que sea realidad, que no se convierta en una carnicería y que cambie a Venezuela?
“La situación es simple. Debe tener las tres “S”: Secreta, que sólo la conozcan quienes la van a ejecutar. Segura, para que no cause bajas innecesarias y lleve a los resultados que se necesitan, Sorpresiva, que se dé en un momento que nadie espere y que sea con consecuencias históricas”.

¿Por qué el fracaso de los intentos de tantos líderes populares que luego han pasado al olvido?
“El gobierno (de Maduro) utiliza los diálogos para dilatar, para permanecer en el poder, para engañar al pueblo, para evadir su responsabilidad directa. Dentro de los acontecimientos que marcan a Venezuela están el movimiento que levantó en 2012 Leopoldo López, llevó a conversaciones en Miraflores (Palacio Presidencial) que también fracasaron y en el 2017 ocurrió lo mismo, concluyeron las revueltas en conversaciones que no condujeron a nada. Hubo intervención de la diplomacia vaticana con el Papa, pero la oposición no ha tenido capacidad de negociación en el sentido de que se ha dejado acorralar y las negociaciones son sistémicas. Henrique Capriles y Leopoldo López no están olvidados, sólo que los acorralaron y les quitaron poder de acción, ese es el actuar metódico del régimen”.

¿Es Juan Guaidó esa alternativa definitiva o es otro de los muchos caudillos sin fuerza para derrocar al régimen de Maduro?
“Juan Guaidó representa una esperanza del pueblo por ser joven, porque no está contaminado por ningún partido político, tiene una estructura familiar sólida, que tiene fundamentos cristianos, tiene sentido de la provincia y muchos seguidores, pero la gente quiere respuestas concretas. Guaidó es una esperanza hasta que logre resultados. No queremos que vuelva suceder lo que se dio con (Henrique) Capriles o con Leopoldo (López) o lo que ha corrido históricamente con los movimientos populares, son grandes manifestaciones y al final se desvanecen porque el régimen tiene el poder del petróleo, tiene el poder de las fuerzas armadas y con eso han ido desmantelando las estructuras del pueblo, porque han convertido a las Fuerzas Armadas en una cultura ideológica al servicio del régimen”.

¿La intervención internacional está a la vuelta de la esquina o aún habrá que esperar un buen tiempo y soportar ese régimen criminal al mando de Venezuela?
“Aquí sólo hay dos caminos con un único fin: una revuelta popular que se encargue de poner en su sitio a Maduro y sus colaboradores o una intervención de una fuerza internacional encabezada por Estados Unidos. Debe llegar una solución, la que sea, la que Dios quiera para Venezuela, para eso tenemos un grupo de acción y de oración. No nos podemos quedar en la parte contemplativa, tenemos que orar y actuar”.

¿Cómo quiere que termine Maduro?
“Creo en la no violencia como práctica. No queremos que Maduro muera en una revuelta. Queremos que pague cadena perpetua por los crímenes de lesa humanidad y que sienta en carne propia todo lo que le ha infligido al pueblo venezolano. Él sabe que los caminos que le quedan son el destierro, la cárcel o la muerte”.

¿Hay una solución cerca?
“Tengo la convicción de que pronto vamos a salir de esta triste situación, que vamos entrar en una época de reivindicación de Venezuela y espero venir a compartir con ustedes esas buenas nuevas y, sobre todo, que tengamos la oportunidad de ver a Venezuela con una nueva democracia, con uno nuevo horizonte y con un futuro mejor que el que tiene en este momento”.

Enrique Narváez Benítez.
Periodista/EL FRENTE.



Publicacion: Sabado 30 de Marzo de 2019 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Colombianos podrán acceder a la pensión de vejez mínima

Colombianos podrán acceder a la pensión de vejez mínima

Publicacion: Miercoles 27 de Marzo de 2019 

Congelamiento de bienes a venezolanos cercanos al régimen vivirá prueba de fuego en plenaria

Congelamiento de bienes a venezolanos cercanos al régimen vivirá prueba de fuego en plenaria

Publicacion: Miercoles 27 de Marzo de 2019 

Mindefensa defendió retorno de la mano dura en el Senado

Mindefensa defendió retorno de la mano dura en el Senado

Publicacion: Miercoles 27 de Marzo de 2019 

Alcaldes defendieron ejecución actual del PAE en Santander

Alcaldes defendieron ejecución actual del PAE en Santander

Publicacion: Miercoles 27 de Marzo de 2019 
 
 

Back to Top