El mundo era distinto, sin el celular y sin las redes sociales | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 

Opinión - Editorial


El mundo era distinto, sin el celular y sin las redes sociales




Las distintas enfermedades que perturban el organismo humano y especialmente el desarrollo del cerebro, están íntimamente relacionadas con la utilización de teléfonos celulares y con la invasión de redes sociales, repletas de basura, que ahora se convirtieron en la tentación permanente de quienes utilizan estos adminículos y en causa de enajenación mental de menores adictos, que a toda hora están obsesionados por las ráfagas de información y por el contenido peligroso de ciertos mensajes que maltratan la mente  humana.  


Cien millones de teléfonos celulares están en poder de personas de la más diversa condición social en Colombia. La muchacha enamorada lo primero que le pide a su pretendiente es un teléfono celular, instrumento de infidelidad para millones de parejas que se dejan seducir y llevar al paroxismo, en aventuras amorosas que destruyen los hogares y atentan contra la integridad de las familias. Los estudiantes de hoy se vuelven irresponsables, manipulando los teléfonos móviles donde la oferta de imágenes eróticas, de telenovelas peligrosas que le hacen apología a la violencia, es parte del contenido de su programación diaria.


La tecnología digital en las comunicaciones ha invadido todos los espacios y perturbado la tranquilidad de los seres humanos, que antaño tenían mayores limitaciones para comunicarse con el mundo exterior. Los contenidos de las revistas pornográficas circulan por las avenidas de la comunicación, trasmitiendo la cátedra de las diferentes formas de erotismo, sin limitaciones de edad y sexo, presentando novelas de narcotraficantes que convirtieron el crimen en el negocio más lucrativo de la época, en una sociedad que ha perdido los valores morales.


Sodoma y Gomorra nunca conocieron el teléfono celular ni las redes sociales, tan peligrosas para la humanidad agobiada y doliente, que naufraga en medio de enorme pornografía, instrumento de adoración al sexo y medio de comunicación que se presta para toda clase de vejámenes a las personas que han tenido una formación en valores. Crece la delincuencia y el mundo avanza hacia la autodestrucción, con el uso y abuso de las tecnologías de la comunicación, con el desbordamiento de las redes sociales, que acabaron con la tranquilidad y con la intimidad de las personas.


La invasión de celulares en las aulas de estudio, en las escuelas, colegios y universidades, en las oficinas privadas y públicas, es algo que debería reglamentarse. Si bien, ha sido un avance de la tecnología el uso de estos elementos y de las redes sociales que vinculan fácilmente a las personas con sus organizaciones empresariales y grupos familiares, se está creando en la mente humana un espíritu de dependencia, que puede degenerar en la locura colectiva. ¡Imaginémonos el día en que los criminales puedan activar bombas desde un teléfono celular, como se viene anunciando dentro de los avances de la ciencia humana y cuando se puedan sustraer los secretos de estado y las cuentas bancarias por la multiplicidad de usos que tienen los aparatos concebidos como instrumentos para la revolución de las comunicaciones! ¿Habrá llegado, entonces, la destrucción de la humanidad?

Publicacion: Miercoles 27 de Diciembre de 2017 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Regresó a la libertad expresidente Fujimori

Regresó a la libertad expresidente Fujimori

Publicacion: Martes 26 de Diciembre de 2017 

La alegría y la paz de la Navidad

La alegría y la paz de la Navidad

Publicacion: Sabado 23 de Diciembre de 2017 

En Colombia vivimos en la época de Sodoma y Gomorra

En Colombia vivimos en la época de Sodoma y Gomorra

Publicacion: Viernes 22 de Diciembre de 2017 

El infortunio ha tocado a las puertas del alcalde Rodolfo Hernández Suárez

El infortunio ha tocado a las puertas del alcalde Rodolfo Hernández Suárez

Publicacion: Jueves 21 de Diciembre de 2017 
 
 

Back to Top