Papá perdí el año Por: José Oscar Fajardo | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 

Opinión - Columnistas


Papá perdí el año Por: José Oscar Fajardo



Papá perdí el año Por: José Oscar Fajardo | EL FRENTE Por esta época en que está terminando el año lectivo, una de las frases más comunes y utilizadas sobre todo por los estudiantes maletas, es esa que suena como a investigación. “Papá perdí el año”.

Pero lo que quiero contar es que cuando yo era estudiante de bachillerato, un compañero de curso y obvio, muy amigo, le salió con ese cuento al papá, pero con un refuerzo dialéctico mucho más bacano que queda traducido así: “Papá, perdí el año, pero tranquilo que al 80% le pasó lo mismo”. Y el viejo más verraco que un "toro" pitbull le contestó: Y usted no podía estar entre ese 20% que sí pasó el año, bolsón, y dicho y hecho le metió su tanda porque en ese entonces las fallas académicas de ese tamaño se arreglaban así.

Usted no puede tragarse la comida en balde, les decían la mayoría de papás a sus hijos. Y eso era cierto porque lo único que uno tenía que hacer era estudiar, entonces por eso se lo cobraban duro. Que uno esté de acuerdo o no con esa reacción de un papá es cosa que no me voy a poner a discutir. Pero lo cierto es que, uno como que era más responsable y actuaba con más criterio autocrítico.

Debo contarles, por ejemplo, así me digan mojigato, pero en el colegio donde yo estudié el bachillerato, que yo recuerde no había estudiantes marihuaneros. O yo, tal vez por mi inocencia, nunca llegué a conocerlos. Ahora, que la marihuana sea buena o mala o que hoy día sea una cosa tan común y corriente, tampoco me voy a poner a discutirlo.

Cada cual que machuque y chupe o que se dé con una piedra en la dentadura, puesto que cada cual es el arquitecto de su propio destino. Tampoco podía uno fumar en los predios y durante las horas de permanencia en el colegio porque era rotundamente prohibido y en ese entonces las normas sí se hacían cumplir diera el agua donde diera. Además, el estudio, no sé cómo explicarlo, era como más verraco.

El mero hecho de pasar el año era un camello de tres gibas porque había exámenes finales que valían el 60% de la nota total final, por lo que uno podía perder el año lectivo en la sola contienda de los exámenes. Hoy día está prohibido que un estudiante pierda el año dado que tiene todas las gabelas habidas y por haber para que eso no se dé. En la época de uno, había horas de lectura programadas en el horario oficial y uno se iba para la biblioteca a leer con el mismo gusto que se iba a jugar un partido de fútbol o de baloncesto.

En nuestra época uno era más intelectual que los muchachos de hoy porque a estos los tiene jodidos el televisor y las redes sociales de los teléfonos inteligentes. Que los muchachos de hoy sean más inteligentes y más despiertos que los de nuestra época, es otro asunto que no me voy a poner a dilucidar. Lo que sí es cierto es que tienen un mundo de tecnología para el uso en el aprendizaje y en el desarrollo de todas las labores académicas que les da unas ventajas que realmente nosotros no tuvimos. Y así quién no.
 
Pero yo me atrevo a decir que, si Albert Einstein hubiera tenido un computador, hubiera terminado la Teoría Unificada del Campo Magnético, a la que le quedó debiendo, y Julio Verne hubiera escrito el doble de novelas de las que escribió a mano limpia, y quién sabe qué hubiera hecho Miguel de Cervantes Saavedra.    



Publicacion: Sabado 11 de Noviembre de 2017 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Tiene metido el diablo Por: José Oscar Fajardo

Tiene metido el diablo Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Lunes 20 de Noviembre de 2017 

Papá perdí el año Por: José Oscar Fajardo

Papá perdí el año Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Sabado 11 de Noviembre de 2017 

El asesinato de Kennedy Por: José Oscar Fajardo

El asesinato de Kennedy Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Sabado 28 de Octubre de 2017 

Historia del fútbol Por: José Oscar Fajardo

Historia del fútbol Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Sabado 14 de Octubre de 2017 
 
 

Back to Top