Ahí están pintadas Por: Braulio Mantilla | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 

Opinión - Columnistas


Ahí están pintadas Por: Braulio Mantilla



Ahí están pintadas Por: Braulio Mantilla | EL FRENTE “La estimación hacia el sexo femenino ha de cambiar. Los maliciosos rumores no sujetaran por más tiempo a las mujeres. Las musas de los antiguos poetas cesaran de cantar mi infidelidad. Apolo, dios del canto, no nos concedió el poder divino de la lira. Si no habría cantado una réplica contra el sexo masculino.” Medea. Canto de la mujeres. Eurípides, año 340 antes de Cristo.

Visto en el más grande y multitudinario evento de la antigüedad, en donde se exponía las más excelsas ideas, la Tragedia griega constituyó la mayor de las exposiciones conceptuales. El tema de la Mujer tuvo diferentes tratamientos. Aspectos que bien sabemos, aún prevalecen en medio de temáticas, proporciones y distancias, pero el cuestionamiento continúa ahí presente. Desde la antigüedad podemos ver entonces la dicotomía y la discusión del rol de la mujer en la sociedad. También en la religión y los más diversos aspectos que nos conforman como civilización, que bien constituyen un sinfín de posturas.

Precisamente la semana pasada se dio término a la exposición artística denominada “Ahí Están Pintadas” que organiza por tercera año consecutivo el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga (MAMB). Este año volvió a reunir a un buen número de manifestaciones artistas femeninas, técnicas, estilos, formas, temas y disciplinas. La presencia de éstas manifestaciones ponen de plano una buena excusa, un motivo, una posibilidad de reunir, conjugar o aglomerar -si se quiere- a una producción artística que no solo se ha ganado un espacio con sobrados méritos, sino a un interesante cuestionamiento de lo femenino en la vida, la existencia y la producción de pensamiento y acción estética.

Hay muchas preguntas que nos plantea este evento. Al parecer ¿las mujeres aún siguen siendo ese hecho, ese proyecto y esa presencia mistérica que tanto encanta, seduce y embruja? ¿Por qué un espacio solo para ellas? ¿Por qué hay que seleccionar una actividad, que pretende excluir al hombre? ¿Por qué se da esa exclusividad? ¿Acaso hay algún salo que diga: solo para hombres? El cuestionamiento y la fascinación son innumerables, sobre todo cuando se despliega ese universo expresivo insondable, en donde el ímpetu elocutivo de un género que se debate entre la opresión y la liberación, presenta su autonomía recién ganada. Siguen siendo un misterio, un tabú, una ensoñación embrujada. Pues allí estuvieron ellas diciendo lo que han venido asumiendo desde muy atrás de la era cristiana que nos correspondió: Ahí están pintadas. 

En la antigüedad la mujer con un grado de voluntad como la de la reciente exposición eran consideradas masculinas. “Debido a las limitaciones de la conducta femenina “normal”, las heroínas que actuaban fuera de los estereotipo son a menudo reputadas de masculinas” (Sara Pomeroy). La Tragedia griega bien nos muestra a Heroínas que trasgreden normas de diferente tipo: “Clitemnestra, Antígona y Hécuba, adoptan las características del sexo dominante para logar sus objetivos” (Sara Pomeroy). Hoy después de casi 24 siglos, esas heroínas son de carne y hueso. Representan en su capacidad y desborde expresivo la “autodeterminación plena de la voluntad”. Que es como se designa a la Libertad.
 
Pero hoy ya no son necesariamente consideradas masculinas. Su espacio ha superado instancias que van más allá del primer feminismo, se han asumido como lo plantea Lipovetsky, como la “tercera mujer”: “La primera mujer está sujeta a sí misma; la segunda mujer era una creación ideal de los hombres; la tercera supone una autocreación femenina”. En este ámbito no necesita usurpar el papel del otro género, aun femenina y ella misma, “sin esos empoderamientos falsos” como afirma la historiadora de la UIS: Ibón Suarez.

Bienvenidos sean entonces estos espacios donde ellas nos muestran su espíritu, lo “mistérico, profético, erótico y poético” de toda manifestación artística (4 locuras griegas), ya que en ellas su voluntad y presencia nos sigue cuestionando tanto. Buena hora para que se dejen atrás esos laberintos en donde lo privado y lo público sesgaban la polifonía: “Lo masculino era objetivo, público, poderoso y lo femenino era subjetivo, privado, amoroso o sentimental” (Roció Serrano Gómez). Buena hora para que nos integremos a la dinámica de las mujeres creativas, que manifiestan la dimensión universal de las premisas de un mundo donde todo renace.



Publicacion: Miercoles 6 de Diciembre de 2017 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Ahí están pintadas Por: Braulio Mantilla

Ahí están pintadas Por: Braulio Mantilla

Publicacion: Miercoles 6 de Diciembre de 2017 

El “Gesto Vivo” de Floridablanca Por: Braulio Mantilla

El “Gesto Vivo” de Floridablanca Por: Braulio Mantilla

Publicacion: Miercoles 25 de Octubre de 2017 

Guía para una Ciudad Invisible Por: Braulio Mantilla

Guía para una Ciudad Invisible Por: Braulio Mantilla

Publicacion: Miercoles 18 de Octubre de 2017 

Los Muñecones Falla de la feria de Bucaramanga Por: Braulio Mantilla

Los Muñecones Falla de la feria de Bucaramanga Por: Braulio Mantilla

Publicacion: Miercoles 11 de Octubre de 2017 
 
 

Back to Top