La transformación de Zapatoca Por: Héctor Gómez Kabariq | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Columnistas


La transformación de Zapatoca Por: Héctor Gómez Kabariq



La transformación de Zapatoca Por: Héctor Gómez Kabariq | EL FRENTE
Si lugar a dudas, Zapatoca se ha convertido en los últimos años en un destino turístico muy seductor por los múltiples atractivos que posee, los cuales la enmarcan como una población sin igual, por encima de las zonas que históricamente atraían a los visitantes en Santander.

Los espectaculares miradores en la cima de las montañas, las cascadas naturales, los caminos reales, el clima de seda, la gastronomía criolla, los buenos hoteles y restaurantes, los museos, los paisajes, la cultura, la arquitectura, la amabilidad de su gente, los excelentes servicios públicos, la tranquilidad, su proximidad con Bucaramanga, la cueva del Nitro, los vinos que acá se destilan, las artesanías en pauche, la seguridad, los bordados, etc., han elevado a Zapatoca a un sitial de preferencia a la hora de escoger hacia dónde viajar en plan de descanso, de contemplación, de aventura o de recreación.

Los zapatocas, en su gran mayoría, hoy viven del turismo. Los dividendos que produce este renglón de la economía han permitido elevar el nivel de vida de los habitantes, en un municipio carente de grandes industrias y de empresas generadoras de empleo y de riqueza. 

Los cambios en las costumbres y las variables de la sociedad de consumo, obligaron a la ciudad fundada por Francisco Basilio de Benavides a virar su rumbo buscando nuevas fuentes de ingreso y de desarrollo.

De Zapatoca desaparecieron los internados en los colegios, la industria de las gaseosas y las fábricas de cigarros, renglones que durante largos años sostuvieron la economía local y permitieron la manutención de sus habitantes. Tras ese descalabro para los ingresos de la localidad, la creatividad de su gente condujo a la tierra de Lengerke hacia los caminos del turismo que hoy representa su mayor fuente de sostenimiento.

Ojalá Zapatoca cuide y optimice cada día esta nueva caracterización del pueblo. Hay que mejorar la atención en algunos hoteles y restaurantes, no abusar con los precios y tarifas, luchar para que se mejore la carretera hacia Bucaramanga, capacitar a todos los empleados que tienen relación con el turismo, diseñar nuevos puntos de atracción, aplicar en las calles el Código de Tránsito y combatir el microtráfico que ya está empezando a dañar a sus jóvenes.

Zapatoca superó las dificultades convirtiéndolas en oportunidades. Su fuente de desarrollo es el turismo y ello no se puede poner en riesgo.    



Publicacion: Jueves 11 de Abril de 2019 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Maricadas de la Corte Por Héctor Gómez Kabariq

Maricadas de la Corte Por Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Sabado 8 de Junio de 2019 

Corrupción e impunidad Por: Héctor Gómez Kabariq

Corrupción e impunidad Por: Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Jueves 30 de Mayo de 2019 

Pecadores que absuelven Por: Héctor Gómez Kabariq

Pecadores que absuelven Por: Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Jueves 23 de Mayo de 2019 

¡¡Rodolfo volverá a ganar!! Por: Héctor Gómez Kabariq

¡¡Rodolfo volverá a ganar!! Por: Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Jueves 9 de Mayo de 2019 
 
 

Back to Top