Negatividad Por: Jaime Galvis Vergara | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Columnistas


Negatividad Por: Jaime Galvis Vergara



Negatividad Por: Jaime Galvis Vergara | EL FRENTE
En colombiano no hay un impulso investigativo digno de mención, sin embargo, últimamente hay un proyecto avanzado en la formulación de una nueva ley de la física, la teoría de la negatividad. En este sentido hay una estrecha unión entre estamentos del Gobierno, las academias, los medios de comunicación, el magisterio, el mundo político y todo un enjambre de ONGs.

La oposición a todo lo que signifique desarrollo económico se ha tornado endémica, hay campañas contra la construcción de hidroeléctricas y toda clase de embalses, en gran parte orquestadas desde medios académicos. El tema de la contaminación real o imaginaria del aire ha tomado aspectos maniáticos, se sataniza el transporte automotor y hasta las humildes motocicletas sufren restricciones. Las fábricas, con sus chimeneas y sus desechos se consideran un atentado contra el bienestar humano (sin tener en cuenta que la actividad manufacturera en Colombia es muy reducida).

La terca insistencia en vetar nuevos puertos como el de Tribugá o el de Bahía Málaga por presuntos peligros ambientales es ridícula en un País con un Litoral Pacífico selvático, con más de 1.000 kilómetros de longitud, habitado por una población paupérrima. La oposición a la construcción de carreteras en inmensas áreas selváticas ha reducido esas extensiones a ser tierra de nadie, donde impera la delincuencia y la subversión.

La negatividad llega a extremos suicidas tales como la fobia a la exploración petrolera, cuando la economía del País depende de la explotación y exportación de hidrocarburos. La minería es otra actividad indispensable para el desarrollo de Colombia que ha sido satanizada y obstaculizada al máximo con una legislación absurda llena de trámites innecesarios en los cuales anida cómodamente la corrupción. Además de una demagogia mal intencionada y falsa, según la cual la explotación de minerales agota el agua. La exploración y el conocimiento del subsuelo son indispensables, sin embargo, se quiere reemplazarlos por consejas del talante de las profecías mayas.

La negatividad fuertemente impulsada por un ambientalismo mentiroso y obsesivo, ha incidido en muchos aspectos de la vida nacional. La rotunda oposición a la modernización de la agricultura, el tabú de los cultivos transgénicos, la obsesiva oposición a la introducción de especies vegetales foráneas tales como La Pawlonia o Kiri, la especie maderable de mayor rapidez de crecimiento en el Mundo, las histerias locales tales como las que pretenden impedir un gran desarrollo forestal en la región de Yolombó (Antioquia). Al único proyecto agrícola que no le ponen peros es a la marihuana “medicinal”.

Curiosamente la algarabía ambientalista nunca se refiere a una de las prácticas agrícolas más dañinas que se realizan en este País, la agricultura de montaña, en fuertes pendientes donde la erosión arrasa con el suelo vegetal. Generalmente esta práctica es acompañada de quemas.

En forma soterrada, la negatividad está invadiendo otras actividades humanas y en esto la acción gubernamental multiplica las prohibiciones para hostigar al ciudadano raso. Se propone acabar con los plásticos porque no son biodegradables, limitar o acabar el uso de papel porque este proviene de la tala de árboles, se ataca a las curtiembres, porque usan productos químicos supuestamente dañinos, la industria azucarera está siendo satanizada en forma soterrada, atribuyéndole efectos dañinos para el organismo humano.

Es al tiempo curioso y aberrante que, en un país atrasado, lleno de necesidades insatisfechas, las protestas no se hacen solicitando obras de beneficio económico y social. Sino exigiendo que se detenga el progreso que se inicie un regreso a eras anteriores a la edad de piedra, que reemplacen las carreteras por caminos de herradura, los zapatos por alpargates y para evitar la contaminación visual, las bombillas LED se reemplacen por velas.



Publicacion: Martes 14 de Mayo de 2019 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Banalidad Por: Jaime Galvis Vergara

Banalidad Por: Jaime Galvis Vergara

Publicacion: Martes 13 de Agosto de 2019 

Demagogia acuática Por: Jaime Galvis Vergara

Demagogia acuática Por: Jaime Galvis Vergara

Publicacion: Viernes 19 de Julio de 2019 

¿Otra Corte? Por: Jaime Galvis Vergara

¿Otra Corte? Por: Jaime Galvis Vergara

Publicacion: Martes 16 de Julio de 2019 

Patrañas de las ONGs Por: Jaime Galvis Vergara

Patrañas de las ONGs Por: Jaime Galvis Vergara

Publicacion: Martes 9 de Julio de 2019 
 
 

Back to Top