La gratitud para mí, es una religión Por: David Lizarazo Castillo | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Columnistas


La gratitud para mí, es una religión Por: David Lizarazo Castillo



La gratitud para mí, es una religión Por: David Lizarazo Castillo | EL FRENTE Solía manifestar periódicamente y referirse en esos términos el Senador José Luis Mendoza Cárdenas (Q.E.P.D.) y como por esta época no tener en cuenta esta celebérrima frase cuando solo se encuentra ingratitud, deslealtad y traición, máxime en plenas campañas políticas y se escuchan historias dantescas de personajes que después de disfrutar y beneficiarse de las mieles del poder, lanza en ristre, vociferan de quienes en algún pasaje de sus vidas les tendieron la mano generosa y amable y ahora sin ningún pudor ni ruborizarse muerden a quien les ayudó.

No está bien esta clase de comportamiento que a todas luces deja mal librado al ingrato y desleal que lo convierte de inmediato en un traidor y así las cosas solo generan desconfianza, quien traiciona una vez lo hace las veces que sean necesarias, porque el fin justifica los medios y es de recordar que la lealtad por lo menos para mí, es eso LEALTAD, no oportunismo hasta que me sirve, me beneficie o me convenga, y si se es amigo en la amistad, la lealtad y la solidaridad, por si las moscas la persona desagradecida o ingrata me genera toda la desconfianza del mundo.

Y lo peor de todo es que se escuchan estas voces disonantes, no en los tiempos o su momento, sino pasados los años cuando por aquellas cosas raras que tiene la vida, nos encontramos en orillas contrarias y como diría mi abuela, sacamos las garras o mostramos la cédula o nos quitamos la careta.

No alcanzaría el tiempo ni el papel para reseñar esa clase de comportamiento que lo que genera es rechazo porque la política jamás debe hacerse hablando mal de los demás y los reparo a tiempo con coraje, valor civil y asumiendo las consecuencias. Ya se benefició, lo menos que puede hacer si no tuvo el carácter de denunciar, es callarse y pasar de agache, nos tocará como la canción Adiós mundo ingrato.

Los que saben dicen que la política es el arte de hacer amigos, una pregunta ¿será que en la política aún existen?, y que la política es el arte de servir no de servirse, ¿será cierto?, o no sea un chiste flojo y de cajón como para el programa de sábados felices, esas son dos buenas reflexiones en esta época electoral llena de fanatismo, intereses, rencores, odios y muchas ansias de poder o poder más.

Se tejen historias que demuestran que lo que menos importa es ser leales y menos agradecidos, pero que si estamos es muy dispuestos a conseguir lo que nos proponemos así tengamos que pasar o pisotear al que sea necesario dejando como letra muerta el legado de nuestros antepasados que quizás en muchos hogares se esforzaron por inculcarnos valores y principios morales.

Y qué decir de la palabra que perdió todo valor y hoy con la misma frescura decimos que sí y mañana no, sencillamente no cumplimos, ahí es cuando el concejal santero Idinael Espinosa, nos decía con toda la razón que hijos o mejor que generación estamos formando por esa carrera loca por el poder al precio que se necesario, los bienes materiales, la comodidad, el confort y etc., etc., simplemente honorable concejal en mi caso me quedo sin respuesta, o solo evocando “todo tiempo pasado fue mejor”, la palabra valía y los principios y valores de casa aprendían.

Y como están tan cerca las elecciones por favor tómese el tiempo de conocer un poquito sobre sus candidatos, por quienes va a votar, en todos los rincones de la patria existen muy buenas y hasta excelentes, que bien que usted ciudadano elector indague sobre su pasado, sus familias, comportamiento, para que después no tengamos que escuchar tantas quejas cuando fue usted quien con el voto permitió ganaran o perdieran determinados candidatos, solo esa es la recomendación porque para qué llorar sobre la leche derramada, dice el refranero popular.

Cada pueblo tiene el gobernante que se merece, aunque suene como palabras de cajón es muy cierto y lo peor es que esta elección será para cuatro años y nos rasgamos las vestiduras, pero como dice el narrador de fútbol, sonó el pito, el partido terminó y ya no hay tiempo de llorar.

Hagamos un pequeño acto de contrición y entendamos que no solo es un deber votar, sino elegir los mejores, es una obligación con las nuevas generaciones… que viva la democracia y eso sí, recuerde el ingrato, desleal, traidor siempre me genera desconfianza, si mordió la mano a quien le dio pan, será capaz de lo que sea necesario, por política no se gane ninguna enemistad, pero elija bien… vote a conciencia y viva la democracia.



Publicacion: Martes 15 de Octubre de 2019 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Pequeños comerciantes de Bucaramanga… se nos vino la noche Por: David Lizarazo Castillo

Pequeños comerciantes de Bucaramanga… se nos vino la noche Por: David Lizarazo Castillo

Publicacion: Martes 12 de Noviembre de 2019 

Elecciones dicen…todo un fraude por: David Lizarazo Castillo

Elecciones dicen…todo un fraude por: David Lizarazo Castillo

Publicacion: Martes 5 de Noviembre de 2019 

¿Quiénes ganaron? Por: David Lizarazo Castillo

¿Quiénes ganaron? Por: David Lizarazo Castillo

Publicacion: Martes 29 de Octubre de 2019 

Por quién votar Por: David Lizarazo Castillo

Por quién votar Por: David Lizarazo Castillo

Publicacion: Martes 22 de Octubre de 2019 
 
 

Back to Top