Del dolor queda la rabia con inteligencia Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Columnistas


Del dolor queda la rabia con inteligencia Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista



Del dolor queda la rabia con inteligencia  Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista | EL FRENTE La situación que ha vivido Colombia y sus regiones con los diferentes paros, marchas y protestas que han caído en la violencia. La política, la economía y la cultura, han estado distanciadas del pueblo, hechos que los gobernantes de turno jamás han afrontado con la responsabilidad que tienen. Porque uno de los principios constitucionales trazado en el Preámbulo: “El pueblo de Colombia, en ejercicio de su poder soberano, representado por delegatarios a la Asamblea Nacional Constituyente, invocando la protección de Dios, y con el fin de fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de la comunidad latinoamericana, decreta, sanciona y promulga la siguiente (…)” Este inicio que trascribo, fue lo que buscaron los colombianos cuando votaron porque se tuviera una nueva constitución, que al día de hoy lo mismos legisladores y representantes de los poderes del Estado Colombiano, la han violado, vilipendiado, despedazado y convertida en una colcha de retazos.

Duele la patria cuando, no solo ésta protesta que se gestó desde los estamentos universitarios, sindicatos, indígenas y la población con las cacerolas, cada día son vulnerados sus derechos; cuando nosotros mismos elegimos a nuestros representantes, para que sean ellos los verdugos en la política, la economía y la cultura.

Siempre que hay una marcha nacional o movilización del pueblo, quienes pierden no son los gobiernos. Es el mismo pueblo, por hechos de sangre y vandalismo. Sintiendo el golpe más duro en la economía. Los empresarios, los comerciantes y la industria, el mismo gobierno se recarga en la clase trabajadora y los más pobres. En lenguaje castizo, quien paga los platos rotos es el pueblo.

Volviendo a la Constitución Política de Colombia, en 28 años de vigencia, sigue siendo letra muerta… empezando por el Art. 1º.  (…) – ¿Dónde quedan la siguientes palabras?- “Democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.” Y así sucesivamente su artículo 2º. Una reflexión que debemos hacernos y leerla como ese principio político de todo ciudadano colombiano, para reclamar los derechos que tenemos todos y que están amparados en la Carta Magna y que por desconocimiento vivimos ignorados y esclavos de nuestros gobernantes.

Los muchachos de las universidades, deben empezar por tener conciencia e inteligencia para resolver todos los problemas que se presentan en este país, al interior del mundo globalizado, y no siguiendo el juego de la violencia y la ignorancia a que están acostumbrados los dueños del poder.

En resumen cada protesta que se gesta en el país, jamás se gana, siempre se pierde, como lo mencioné antes y los mismos medios de comunicación lo confirman. Porque lo primero que se siente es el económico, pérdida del producto interno bruto –PIB-  que para los países ricos, siempre es su ganancia y fortifican la moneda, en este caso el Dólar y un debilitamiento total en la política.

“Quien lee, nunca será un idiota útil”. Con esta premisa y leyendo a los Premios Nobel de economía de este año, algunos de sus ensayos, si miramos la pobreza que campea, es el desarrollo de los males y la endemia de algunos lugares, caso de Colombia, con sus regiones abandonados por el Estado. Poco nos ha interesado un estudio sobre la pobreza relacionada con el poder adquisitivo. Solo se deja al dinero fácil de las economías subterráneas.

Es hora de despertar y ponernos a pensar, qué tienen que hacer los jóvenes hacia el futuro: discutir con los argumentos que tiene la Constitución, porque los viejos aumentan y pierden la memoria y se van quedando a merced de las chocheras de un Estado mediocre.  



Publicacion: Sabado 30 de Noviembre de 2019 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 
 
 

Back to Top