Seamos la luz de Dios en el mundo | Culturales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
 

Variedades - Culturales


Seamos la luz de Dios en el mundo



Seamos la luz de Dios en el mundo | EL FRENTE Cuando observamos nuestra sociedad, ¿somos capaces de descubrir en ella esa presencia inminente de Dios? ¿Celebramos con gozo los signos de salvación y de vida que descubrimos en nuestro mundo?

Una gran oportunidad que nos brinda el Todo Poderoso es el poder recibirlo como nuevo en nuestra vida y ser capaces de abrirle las puertas d nuestro corazón.

Es justo con nuestra alma y nuestra vida que nos dispongamos a recibirlo y ser fieles testigos de la plenitud y el amor de Dios en nuestras vidas.

Hoy es una fecha donde las familias se reúnen, comparten un plato de comida, utilizan la mejor pinta y disfrutan de buena música. Pero, ¿se prepararon lo suficiente para recibir a Jesús dentro de su corazón?

El nacimiento de una nuevo hijo en una familia es siempre un momento lleno de alegría y esperanza. Pero también es, hay que reconocerlo, un momento difícil. La madre pasa por un trance que no es fácil. La vida que nace viene al mundo en medio del dolor.
El recién nacido es frágil, débil. Los padres se tienen que volcar en cuidados y atenciones.

El bebé se convierte necesariamente en el centro de la familia. Necesita de todas las atenciones posibles. Sólo así la nueva vida podrá crecer y llegar a ser una persona adulta.

Es un largo proceso que está erizado de dificultades. El recién nacido es para los padres un motivo para ser responsables. La alegría del nacimiento se irá colmando en la medida en que los padres colaboren en el desarrollo del hijo.

Por eso la expectativa del nacimiento es tiempo de esperanza pero también de preocupación. ¿Irá todo bien?

María como protagonista

María es la protagonista de este último domingo de Adviento. El momento del nacimiento de Jesús está cerca. María vivió sin duda este tiempo en la esperanza y en el gozo.

Como toda madre se haría preguntas en torno al futuro del hijo que llevaba en su seno.
Y no tendría todas las respuestas. Solamente podía fiarse de la palabra de Dios que había recibido: lo que llevaba en su seno era obra del Espíritu de Dios. La fe caracteriza la actitud de María. Vive tranquila, confiada en el Señor. Por eso, puede ir a visitar a su prima para ayudarla también en el momento del parto.

La gozosa esperanza en la fe debe caracterizar también la vida de la Iglesia y de nuestra comunidad cristiana. En nuestro mundo está germinando la presencia de Dios. Eso forma parte esencial de nuestra fe. Prepararnos para celebrar la Navidad es tener abierto el corazón a la novedad que Dios puede traer en cualquier momento a nuestras vidas.

Porque Dios sigue naciendo en nuestro mundo. Dios sigue haciéndose presente entre nosotros. A veces de las formas más inusitadas, pero siempre, seguro, entre sus preferidos, los más pobres, los más sencillos, los que no tienen nada. ¡Bienaventurados seremos si somos capaces de descubrir esa presencia misteriosa de Dios cerca de nosotros! Entonces sí que estaremos preparados para celebrar la Navidad.

Redacción: EL FRENTE
Foto:Suministrada/ELFRENTE





Publicacion: Domingo 24 de Diciembre de 2017 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Aniversario del Arma de Infantería

Aniversario del Arma de Infantería

Publicacion: Sabado 9 de Diciembre de 2017 

Sorprendente oso que engendró 130 hijos

Sorprendente oso que engendró 130 hijos

Publicacion: Sabado 9 de Diciembre de 2017 

La danza y la cultura se toman a Bucaramanga

La danza y la cultura se toman a Bucaramanga

Publicacion: Lunes 20 de Noviembre de 2017 

Perú llega a los millennials colombianos

Perú llega a los millennials colombianos

Publicacion: Viernes 10 de Noviembre de 2017 
 
 

Back to Top