Bicentenario de la Independencia … Agridulce Conmemoración Por: Carlos Iván Mantilla Velásquez | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Variedades - Especiales


Bicentenario de la Independencia … Agridulce Conmemoración Por: Carlos Iván Mantilla Velásquez



Bicentenario de la Independencia   …  Agridulce Conmemoración Por: Carlos Iván Mantilla Velásquez | EL FRENTE
Según las cuentas este año cumplimos 200 años (1.819 – 2.019) de la Independencia de nuestra querida Colombia, amada por unos y vapuleada por otros; son loables los esfuerzos de los entes culturales y los medios de comunicación por organizar y destacar la “fiesta”.  Sin embargo, no se percibe un buen ambiente pareciera que olvidamos  los hechos cruentos registrados por la historia, los que con gran valentía enfrentaron nuestros próceres, mujeres y hombres inolvidables que lucharon fervientemente para liberarnos del sometimiento y la tiranía Ibérica.

Hasta este momento no se siente la emoción ni el orgullo patriótico al conmemorarlo, sumado a esto,  no ayuda para nada el difícil momento por el que atraviesan  las naciones de la región, en especial   el caos y la terrible situación de iniquidad y hambre  que viven nuestros queridos  hermanos venezolanos a consecuencia de la  terquedad, insensatez y desgobierno del obsesivo Presidente maduro con visos de dictador. Tampoco la inadecuada, oportunista y protagónica propalación  internacional  de nuestro joven, inexperto y maleable por su mentor presidente Duque que, con bombos y platillos ha bautizado  “ El Cerco Diplomático” – no sé cómo se le ocurrió ese nombre - a la estrategia fundamentada en la ayuda humanitaria para el país vecino,  con la anuencia de los consabidos países y organismos que le han seguido la cuerda y, poniendo como estandarte al también joven  bonachón e indefenso, presidente interino,  Guaidó.

 De “cerco” lo tiene todo, muy poco de “diplomático”, era de esperarse el fracaso de tan poca inteligente forma: “darle alimento a juro a quien no quiere recibirlo, así lo necesite y que éste, enloquecido de soberbia arroje el plato de comida y el remedio”. Estrategia equivocada, señores: la diplomacia, ni mucho menos la ayuda humanitaria  funcionan con cerco – asedio de un ejército a una fortaleza, definición literal de cerco -  son el agua y el aceite. La diplomacia basada en el diálogo debe estar provista de talento, ingenio, habilidad y astucia, pero además requiere de: Prudencia: “Los cautos rara vez se equivocan” Confucio.  Prudencia y reflexión,  eso es  precisamente  de lo que adolecen nuestros gobernantes. Equivocación garrafal la de los dos pueblos  hermanos,  al elegir a semejantes mandatarios.  ¿Son los mandatarios que merecemos? 

¡Qué vergüenza!  con nuestro   libertador Simón Bolívar, también con Santander, Nariño, Policarpa, Antonia Santos y todos aquellos (as) héroes y heroínas que contribuyeron a sellar la independencia, cuyo legado está basado en el respeto por los derechos humanos, la fraternidad y la unión de las naciones bolivarianas.  Otrora sueño de nuestro libertador, un caraqueño libre de sentimientos mezquinos que sin ambages no vaciló en llamar su gran proyecto:   LA GRAN COLOMBIA, si egoísta hubiera sido habría pensado en darle el nombre de su patria de nacimiento.  Grande Venezolano, bien les haría a los presidentes de turno de estas naciones, leer conscientemente el ideario del libertador.

Es muy grato y motivo de orgullo patriótico,  recordar tan significativo acontecimiento,  oficializado por fin en el año 1.819, después de  terribles y largos  suplicios, de grandes batallas  por poco eternas. Tragedia que se inició a partir del descubrimiento de estos lares por el  Genovés Cristóbal Colón,  hallazgo que dio paso a la Conquista y colonización de América por los inquietos, saqueadores  y ambiciosos conquistadores Españoles –  la escoria de ese entonces en España - patrocinados por la Corona Española, la Reina Isabel.  Que convertidos en amos y Señores impusieron  bajo el yugo  a nuestros inocentes e indefensos, en principio, y luego aguerridos antepasados, los que les vino en gana. Al legado de esa escoria y la Corona Española se debe gran parte de nuestros  equivocados procederes – la trampa, el contrabando, el saqueo, la mentira, en fin -  Al fin y al cabo a una gran mayoría nos corre su sangre por las venas,  tanto así que, algunos nos jactamos al decir que nuestros apellidos son españoles acudiendo a abolengos que supuestamente nos corresponden.

Pero bueno, no deseo ser aguafiestas, dejemos a un lado el resentimiento añejo y ridículo a estas alturas y, abrazados de cerca o de lejos con nuestros hermanos venezolanos, démosle la importancia que merece la conmemoración del bicentenario, reseñando la independencia con orgullo y contándosela a los chapetones de “tú a tú”. Después de todo, hoy por hoy, hablamos el castellano mucho mejor que ellos.  ¡Que viva Venezuela!  … ¡Que viva mi amada Colombia!

cimanve@gmail.com






Publicacion: Sabado 2 de Marzo de 2019 


 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

UIS festeja 71 años con el inicio de la construcción de su sede en Floridablanca

UIS festeja 71 años con el inicio de la construcción de su sede en Floridablanca

Publicacion: Jueves 28 de Febrero de 2019 

Aniversario de la Universidad Industrial de Santander. Soy una joven de 71 años. Soy la UIS

Aniversario de la Universidad Industrial de Santander. Soy una joven de 71 años. Soy la UIS

Publicacion: Viernes 1 de Marzo de 2019 

“Santander no perdió un senador”: Leonidas Gómez Por: Jorge Enrique Solís /EL FRENTE

“Santander no perdió un senador”: Leonidas Gómez Por: Jorge Enrique Solís /EL FRENTE

Publicacion: Martes 26 de Febrero de 2019 

Monseñor Pimiento y su problema con las divorciadas

Monseñor Pimiento y su problema con las divorciadas

Publicacion: Sabado 23 de Febrero de 2019 
 
 

Back to Top