‘Santander compra Santander’ es el último grito de esperanza | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Editorial


‘Santander compra Santander’ es el último grito de esperanza



En tiempos de crisis se conocen los valientes. Una lección de honor del empresario Isnardo Guarín Gómez, natural de la legendaria ciudad de Zapatoca, ha marcado el punto de partida hacia la recuperación de la economía santandereana en estos tiempos de terrible incertidumbre, cuando la peste del coronavirus tocó a nuestras puertas y prendió las alarmas de una economía frágil y raquítica, que requiere reinventar sus procedimientos y diversificar su producción industrial. El maestro Isnardo Guarín contó su historia, aquella que comenzó una mañana en la estancia campesina de sus padres, en una vereda del corregimiento de La Fuente, de la benemérita ‘Ciudad Levítica’, cuando empezaba a tener uso de razón y a percibir los sueños de hacerse bachiller del Colegio Universitario de San Gil.

El presidente de ‘Espumas Santander’ les dijo a centenares de empresarios, que lo escucharon y escuchamos por plataformas digitales, que la pandemia del coronavirus obligó al mundo a cambiar las estrategias de producción y de mercados para sus productos. El cambio de actitud frente a la realidad de los acontecimientos provocados por la peste universal fue brutal, cuando tuvieron que cambiar los protocolos de bioseguridad, el uso de tapabocas y guantes, los elementos antibacteriales, la fumigación de los cuerpos a la entrada y salida de los talleres de trabajo y la protección de la salud de todos los empleados y trabajadores. 

La fábrica de muebles y colchones de la empresa ‘Espumas Santander’, ubicada al norte de Bucaramanga, con más de doscientos trabajadores, estaba cumpliendo treinta años de labores cuando llegó la pandemia y tuvieron que dedicarse a producir tapabocas para ofrecerle al mundo, porque sus almacenes y centros de distribución de colchones y muebles estaban cumpliendo la orden de aislamiento obligatorio.

Nadie había padecido una experiencia similar, dado que la última peste mundial que dejó millones de muertos, ocurrió en 1918, cuando la gente que iba caminando por las calles bogotanas se moría de sincope cardíaco, como lo anota una interesante carta del caudillo conservador Laureano Gómez Castro, que cobra vigencia en medio de la nueva tragedia que padece el mundo.

El título de ‘Empresario del año’, concedido a Isnardo Guarín Gómez hace dos años por la Federación Nacional de Comerciantes (FENALCO), a través del exministro Guillermo Botero Nieto, le otorgó al magnate de la industria de muebles y colchones en Santander una cierta autoridad para convocar a sus paisanos con el grito de esperanza, para recuperar la iniciativa empresarial en tiempos de tragedia.

Recordando que este departamento fue el precursor de las grandes industrias nacionales, como la arriería con las recuas de cuadrúpedos que eran el elemento y la herramienta de transporte por los caminos de herradura, construidos por el trotamundos alemán Geo Von Lengerke y por don Aquileo Parra Gómez, el ilustre hijo de Barichara, que después sería elegido Presidente de la república. El espíritu visionario de los santandereanos, como Nepomuceno Cartagena que fue el precursor de la industria del automóvil en Bucaramanga; la iniciativa de los alemanes instalados en este territorio que crearon la segunda  planta hidroeléctrica de Colombia en el sector de Chitota, utilizando las aguas del río Suratá, al norte de la ciudad capital; la industria cervecera que funcionó primero en El Socorro y los Hilados y Tejidos de San José de Suaita, entre muchos otros ejemplos del emprendimiento regional, movieron la iniciativa del joven director de FENALCO – Santander, Alejandro Almeida Camargo, de las periodistas Diana Blanco Giraldo y Ángela Sampayo, para una formidable disertación sobre la necesidad de recuperar el espíritu regionalista, que perdimos al entregar a otras regiones del país las diferentes empresas creadas en nuestro departamento, como Terpel, Ecopetrol, Electrificadora Santander, Compañía Colombiana de Tabaco, Empresa Colombiana de Gas (ECOGAS) y los primeros hitos de la industria Petroquímica Nacional.          

La iniciativa del joven presidente ejecutivo de Fenalco – Santander, Alejandro Almeyda Camargo, para ingresar a la era de las plataformas digitales, despertó el entusiasmo y solidaridad los empresarios y comerciantes, que han logrado posicionar el portal de ‘Santander compra Santander’, un grito de esperanza para reactivar la actividad productiva y buscar la solidaridad del pueblo santandereano alrededor de su propia industria.  Es una lección de honor, atender el llamado de las nuevas generaciones, que deben mirarse en el espejo de la historia para impulsar el progreso de la industria santandereana, en la misma dimensión de nuestros sueños.    
  

Publicacion: Viernes 31 de Julio de 2020 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.