Propone el presidente Petro un cese al fuego multilateral | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Editorial


Propone el presidente Petro un cese al fuego multilateral



Propone el presidente Petro un cese al fuego multilateral | EL FRENTE Desde Washington, donde estuvo asistiendo a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas – ONU – el presidente de Colombia Gustavo Petro Urrego propuso un ‘cese al fuego multilateral’, es decir, una suspensión de hostilidades de parte del ejército, la policía, la fuerza aérea, la armada nacional, las guerrillas del ELN, las disidencias de las FARC, el Clan del Golfo, los narcotraficantes, Los Pelusos, la Nueva Marquetalia y muchos otros grupos de bandidos que no tienen identidad política conocida sino ambiciones económicas derivadas de la invasión de tierras, de la industria del secuestro, de la extorsión y de la minería ilegal.

Este ‘sancocho nacional por la paz’ que propone el presidente Gustavo Petro dejaría al país bajo el dominio de la ilegalidad, de las bandas emergentes, de los grupos armados de toda índole, pisoteando el estado de derecho que consagra la Constitución Nacional. De inmediato, el ministro de defensa reaccionó y les ordenó a las fuerzas militares y de policía redoblar esfuerzos para despejar las invasiones que se han tomado grandes territorios en los departamentos del Cauca, Valle del Cauca, Nariño, Caquetá, Putumayo, El Cesar y Magdalena, donde el anuncio sobre posible expropiación de tierras ha creado un oleaje de violencia entre propietarios y aparceros.

Mientras el presidente Petro dispara propuestas a toda hora y a granel, el país sigue confundido en esta ‘Torre de Babel’ que genera el gobierno nacional, comprometido con una reforma tributaria de mayor extensión, con una reforma política que hace aguas en las comisiones primeras del Senado y la Cámara de Representantes, con  una reforma agraria financiada con el ‘Banco de Tierras’ que será creado en las próximas semanas, mediante la compra de gradnes latifundios a  precios comerciales y previo avalúo oficial, para entregarles a los campesinos pobres unas parcelas de diez y veinte hectáreas, que hagan sostenible la vida digna de las familias de las zonas rurales.

Siendo el presidente Gustavo Petro Urrego un líder político que ha enfrentado muchas tempestades, tiene la obsesión de una ‘Paz Total’, propuesta que mantiene en vilo a la opinión nacional y especialmente preocupados a los ganaderos, a los hacendados, a los empresarios y especialmente a los industriales, mientras la devaluación del peso colombiano sigue en picada, alejándonos cada día de la que fuimos una potencia productiva de alimentos, que ahora tienen que importarse desde lejanas naciones, porque la vocación agrícola de Colombia quedó atrás en medio de los vendavales de la política nacional y de la guerra.

Como irá a ser el final de los diez o veinte procesos de paz que según el gobierno de Colombia deberían realizarse dentro de este periodo constitucional, donde el autodenominado ‘Ejército de Liberación nacional –ELN --, que se siente de mejor familia porque la mayoría de sus integrantes fueron líderes universitarios que recorrieron el camino de la subversión para la toma del poder mediante el uso de las armas, una agrupación guerrillera que ha cometido muchos errores políticos y donde se han sacrificado tres generaciones de combatientes, cuya rebeldía ha traspasado las fronteras de la lógica y del respeto por el ‘Derecho Internacional Humanitario’, que hace medio siglo era una de sus principales banderas. ¿Será posible que la paz total se convierta en un nuevo escenario moral para desocupar las cárceles del país? ¡Amanecerá y veremos!

Publicacion: Jueves 22 de Septiembre de 2022 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.