¿Y el campo qué? Por: David Lizarazo Castillo | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Columnistas


¿Y el campo qué? Por: David Lizarazo Castillo



¿Y el campo qué? Por: David Lizarazo Castillo | EL FRENTE La deuda histórica que a la fecha ni se paga ni se le abona, contrariamente crece el compromiso porque no aparecen verdaderos políticos para darle al campo y a nuestros héroes el sitio y lugar que les corresponde, solo migajas, boronas que caen de la mesa del rico pulón, entre tanto el que trabaja la tierra, sacrifica su vida, la familia ve cómo cada día este más empobrecido sin que al parecer a nadie le interese, sin dolientes muy a pesar de las cientos de historias de que si el campo no produce, las ciudades se mueren de hambre, parece o que no se entiende o no se le presta la atención que se requiere, en campañas políticas se escucha mucho que del dicho al hecho hay mucho trecho.

Hoy el campo colombiano en su generalidad, no cuenta con servicios públicos, vivienda digna, subsidios a sus insumos, precios de sustentación para sus cultivos o actividades económicas, seguro, cero conectividad, qué decir de sus vías terciarias cada rato escuchando convites – jornadas de trabajo para poder que llegue el transporte para llevar y sacar lo que se produce, créditos que solo existen en la teoría y en los anuncios publicitarios, jornadas laborales inhumanas, no hay descanso, cuál de nuestros trabajadores del agro logra pensión, a dónde quedan los dominicales, festivos, etc., etc.

La edad promedio está muy alta de quienes a pesar de los años trabajan en sectores rurales distantes de las cabeceras municipales, los jóvenes por obviar razones abandonan la tierrita en busca de mejores oportunidades en la gran ciudad, arriesgándose a lo que toque, pues en el campo solo se trabaja pero poco muy poco se gana, no existen desde hace mucho tiempo las garantías que lo permitan, porque no hay ni la voluntad de los gobernantes ni políticos de estado que garanticen el trabajo del campo. Mientras no se le dé al campo el lugar que le corresponde en un país de vocación agrícola, vamos de mal en peor con quienes verdaderamente están haciendo patria con el sudor de la frente y sacrificando su vida y la familia.

Salvo contadas excepciones, usted se informa de la situación de paperos, arroceros, piñeros, cacaoteros, cafeteros (que sí gozan de buenos precios, hoy son por infortunios de la naturaleza en otros países) ganaderos, lecheros, cultivadores de frutas, verduras, porcicultores, capricultores, piscicultores, moreros, etc., etc., casi que podríamos decir se encuentran a la buena de Dios.

Pero a pesar de del panorama, usted siempre verá a ese campesino trabajando con fe en Dios, sacrificando, esforzado al máximo, abandonado, humillado por todo y por todos, queriendo salir delante de manera honrada en un país de bandidos, dijo el presidente Duque, a los que nunca les cae el peso de la ley, nuevamente nuestra admiración, respeto, solidaridad, respaldo a esos héroes que de manera especial en elecciones son visitados por muchos que prometen, mentirosos, populistas que les abrazan, saludan con cariño para estafarles como dijo don Pepe Mojica su voto.

Hasta cuando resistirán estos héroes, de qué están hechos, no tenemos respuesta, pero eso sí dignos de toda admiración, porque sin ellos a trabajos que pasaríamos. Que viva el campo, primero el campo, Dios les bendiga grande y abundantemente.



Publicacion: Miercoles 12 de Enero de 2022 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.