Feria de bombillos Por: Claudio Valdivieso | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Opinión - Columnistas


Feria de bombillos Por: Claudio Valdivieso



Feria de bombillos Por: Claudio Valdivieso | EL FRENTE El consumo de corriente está más disparado ahora que nunca en el país, por los bombillos encendidos a manos de los creativos o publicistas, y unos cuantos artistas entre comillas, especializados en editar imágenes para desprestigiar el también complejo prestigio de los candidatos en esta contienda electoral.

Para empezar, debemos reconocer que los colombianos vivimos en un país potencialmente rico y magistralmente recursivo en materia de creatividad criolla, gracias a la escasez de dinero y a la falta de oportunidades para sortear el pan diario de las necesidades. Sin embargo, la malicia, el sarcasmo y humor negro de los colombianos, son fuentes inagotables de inspiración a la hora de generar golpes de opinión en todos los medios y de todas las maneras posibles.

Definitivamente, la malintencionada creatividad está jugando un importantísimo y peligroso papel en la cancha de la publicidad, por la divulgación de mensajes con el único propósito de atraer la tentación del consumidor y posicionar la marca de un producto o servicio, y por supuesto, la imagen que se pretende construir en favor de los candidatos o contra ellos, pues el mercado político está empeñado en posicionarse como la marca más apetecida, así sea, para alcanzar   el reino de la desinformación.

Divide y vencerás, si no puedes convencerlos confúndelos… y la verdad, es que los adeptos de todos los candidatos lo están logrando con las brillantes campañas de desprestigio, al convertirlas en humor, montajes, ediciones y publicaciones que terminan en verdaderas mentiras, gracias al permisible acceso de la informática.

Los verdaderos publicistas y los que no lo son, también están de moda y entre ellos hay miles de mentes “brillantes” y dementes, trabajando a la velocidad de la luz por su propia cuenta, sin contratos ni remuneración, dedicados a generar una absoluta confusión en medio de la opinión entre los colombianos incautos, con el propósito de atraer la atención; y para lograrlo, sus propias campañas disparan a todas las antenas del aire y en las redes disparates que, definitivamente, nos dirige hacia un peligroso abismo por la inestabilidad en las bases de la información y desinformación que termina en incertidumbre y desconcierto.

Caer en la tentación de la bien llamada publicidad es muy fácil, pero, si observamos detenidamente las explosivas campañas publicitarias, podemos encontrarnos con impredecibles sorpresas, pues tampoco es raro que lanzar disparates a la opinión sea una estrategia creativa, para generar un golpe de opinión en la bien o mal llamada galería de la fama.


El pecado de los disparates: Sucede con frecuencia, que los disparates dichos por los candidatos saltan a la fama de las burradas y producen un exitoso efecto que “vende” popularidad, y para eso sirve el boom publicitario al distraer toda la atención de las masas.   

Si echamos un vistazo a los disparates, estos provocan entre los consumidores un ruidoso “golpe de opinión”, por la polémica que se genera, termina convirtiéndose en un exitoso caballito de batalla al conquistar una masiva divulgación entre los consumidores electorales. ¿Quién podrá defendernos de la propaganda engañosa?



Publicacion: Martes 24 de Mayo de 2022 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.