“Estrategia del puercoespín” para defenderse de una invasión china | Noticias | Mundo | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Mundo - Noticias


“Estrategia del puercoespín” para defenderse de una invasión china



“Estrategia del puercoespín” para defenderse de una invasión china | EL FRENTE Ante la tensión por ejercicios militares cerca a Taiwán. China cuenta con una aplastante superioridad militar sobre Taiwán, por lo que la isla de Taiwán basa su defensa en la llamada `estrategia del puercoespín´.

Si China invadiera Taiwán se desataría una guerra asimétrica, es decir, un conflicto en el que una de las partes tiene una fuerza militar muy superior a la de su rival. El desequilibrio de fuerzas no siempre se replica en los resultados sobre el terreno.

China, que cuenta con 1.400 millones de habitantes frente a los 24,5 millones de Taiwán, tiene un presupuesto de defensa 13 veces superior al de su vecino, al que también rebasa ampliamente en tropas, equipos y armamento.

Defenderse como un puercoespín

Consciente de su desventaja en una guerra asimétrica, Taiwán asume la conocida como “estrategia del puercoespín”. Cuando se siente en peligro, el puercoespín despliega sus púas para disuadir a depredadores más fuertes.

“El dolor de pisar las púas del animal se convierte en el principal impedimento para aplastarlo”, explica el diario Taipéi Times en un editorial. Y, si aun así el depredador decide agredir al puercoespín, sufrirá un doloroso castigo y acabará por desistir.

En estos supuestos se basa la estrategia defensa de Taipéi, corroborada en su Revisión Cuatrienal de Defensa de 2021. “Resistir al enemigo en la orilla opuesta, atacarlo en el mar, destruirlo en la zona litoral y aniquilarlo en la cabeza de playa”, es lo que propone este manual.

Para afrontar una guerra asimétrica, Taiwán no considera prioritario adquirir costosos cazas y submarinos, sino desplegar armas defensivas móviles y ocultas, como misiles antiaéreos y antibuque.

Desde hace décadas Taiwán ha desarrollado un sofisticado sistema de alerta temprana para evitar el efecto sorpresa de un posible ataque relámpago de China.

Así, Pekín "tendría que comenzar cualquier invasión con una ofensiva basada en misiles de medio alcance y ataques aéreos para eliminar las instalaciones de radar, las pistas de aterrizaje y las baterías de misiles de Taiwán".

Para responder a un ataque de ese tipo, la capa intermedia del puercoespín consta de un despliegue de fuerzas navales para una guerra de guerrillas en pleno mar con el apoyo de aviones de combate suministrados por Estados Unidos.

Embarcaciones pequeñas y ágiles armadas con misiles y asistidas por helicópteros y lanzamisiles desde tierra intentarían evitar que la armada del ejército chino alcanzara territorio taiwanés. O, que, si lo hiciera, pagara un alto precio en pérdidas humanas y materiales.

Dificultad de la geografía taiwanesa

La compleja orografía de Formosa, con escarpadas montañas, pocas playas aptas para desembarcos y gran parte de su territorio urbanizado, daría ventaja a los defensores y podría multiplicar las bajas del invasor.

Además, pese a que el poderoso ejército chino es hasta 12 veces más numeroso en tropas que el de Taiwán, este cuenta con más de un millón y medio de reservistas que entrarían en combate si las tropas chinas trataran de invadir el país.

En la tercera capa serían también cruciales las armas móviles, versátiles y fáciles de ocultar, como se ha demostrado en Ucrania con los sistemas portátiles de misiles Javelin y Stinger que han sido toda una pesadilla para los aviones y tanques rusos. Taiwán también cuenta con el sistema de misiles estadounidense Patriot, con capacidad para derribar aviones e interceptar proyectiles.



Publicacion: Viernes 5 de Agosto de 2022 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.