Pagó para restaurar su “virginidad” porque detestó su ´primera vez´ | Noticias | Mundo | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Mundo - Noticias


Pagó para restaurar su “virginidad” porque detestó su ´primera vez´



Pagó para restaurar su “virginidad” porque detestó su ´primera vez´ | EL FRENTE 10 mil dólares el valor de la cirugía. La influencer Júlia Medeiros afirmó que se sometió a una cirugía de reconstrucción del himen porque detestó su primera vez y “quiere tener ese momento especial” nuevamente para ella.

La mujer, quien se hizo conocida por su parecido con Kylie Jenner, sorprendió al contar que gastó US$ 10.000 en el procedimiento.

“Era una adolescente de 17 años cuando perdí mi virginidad con un hombre de 30 años”, dijo la joven de 22 años.

“Al igual que muchas mujeres, fui engañada. Me prometieron matrimonio e hijos como en los cuentos de hadas. Es evidente que una vez que obtuvo lo que quería, no cumplió nada de lo que prometió”.

La joven, natural de Brasil, pero que reside en Miami, admite que se hizo la operación porque quiere tener un momento especial.

“Siempre quise tener ese momento especial para mí. Quiero que sea único y romántico, como en los cuentos de hadas. Por eso me operé”, confesó. “Ahora soy una mujer adulta y los hombres ya no me engañan ni me manipulan fácilmente”, añadió.

“Ahora puedo perder mi virginidad con alguien especial. Desafortunadamente, como muchas mujeres, creo que nos han robado este momento”, señaló.

El himen y la virginidad: el gran mito

El costoso procedimiento médico consiste en tomar una fina capa de tejido de la pared de la vagina para reconstruir la membrana que cubre parcialmente la abertura del orificio.

Los casos de reconstrucción de himen han aumentado a lo largo de los años, de acuerdo a lo revelado por el Dr. John Skevofilax, cirujano jefe de Signature Clinics en el Reino Unido. En agosto la demanda de labioplastias se duplicó, según dijo el especialista.

El himen es un tejido situado cerca a la abertura vaginal que una mujer tiene desde el momento de nacer y, pese a lo que se podría pensar (motivado por películas, dichos populares y demás), no es una membrana que se rompa.
Puede rasgarse conforme pasan los años, con ciertas actividades, pero no es una prueba de que se hayan tenido relaciones sexuales.



Publicacion: Martes 24 de Enero de 2023 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.