Solemnidad de Cristo Rey Por: Sady Daniel. Pbro. | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Variedades - Especiales


Solemnidad de Cristo Rey Por: Sady Daniel. Pbro.



Solemnidad de Cristo Rey Por: Sady Daniel. Pbro. | EL FRENTE Lectura del Santo Evangelio según San Juan (18,33b-37).


En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús le contestó: «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?»
Pilato replicó: «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»

Jesús le contestó: «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»

Pilato le dijo: «Conque, ¿tú eres rey?»

Jesús le contestó: «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.» Palabra del Señor

Reflexión

Hoy celebramos el Domingo que concluye este año litúrgico con la Solemnidad de Cristo Rey; la Palabra de Dios en el Evangelista San Juan nos presenta la articulación de la mentira por conveniencia para condenar a Jesús y de esta manera los judíos no ser presa de la destrucción de los Romanos.

Nuevamente encontramos a Jesús en conflicto con las autoridades religiosas y civiles de su tiempo; está preso y tendrá que afrontar un juicio totalmente viciado por los deseos de un reinado totalmente humano con las implicaciones que caracteriza el artilugio de la mentira para sacar de escena al Hijo de Dios.

Por tanto, el asesinato de Jesús se basa en la conveniencia de la casta sacerdotal en el poder. Pero, en el pasaje que ahora vemos, el evangelista niega estas acusaciones, esta mentira contra Jesús no representa ningún peligro para el procurador romano.

Leemos el Evangelio de Juan, capítulo 18, versículos 33-37. Es el primer interrogatorio que Pilato, el máximo representante del imperio, lo hará con Jesús. Pilato luego regresó al pretorio, llama a Jesús y le dice: "¿Eres tú el rey de los judíos?"

Pilato expresa toda su sorpresa. El hombre que está frente a él no tiene nada del criminal que le dijeron que fuera Jesús, no tiene nada del peligroso revolucionario por el que fue arrestado; se enfrenta a una persona que lo desconcierta.

Este es un proceso extraño. Es un proceso donde no es el juez quien hace las preguntas al imputado, sino el imputado es quien hace las preguntas al juez y la sentencia no será dictada por juez sino por el acusado. De hecho, Jesús no responde, pero a su vez le hace una pregunta a Pilato: "¿Dices esto por tu cuenta u otros te han hablado de mí?"

Jesús lo invita a razonar con su propia cabeza y no bajo la influencia de lo que le han dicho las autoridades religiosas. Pilato reacciona con indignación: "¿Soy judío?" Pilato despreciaba la región que tenía que gobernar y aquí expresa todo su desprecio, su indignación.

“Mi reino no es de este mundo”

Y aquí está la gravedad de lo que dice, "Tu pueblo", es decir, tu nación, "los principales sacerdotes", los jefes de los sacerdotes, “te entregaron a mí”. Todos están en contra de Jesús, tanto los que sostienen el poder, y también aquellos que se someten al poder, y esto es aún más grave. Los que tienen el poder, los sumos sacerdotes, ven en Jesús un peligro para su dominio sobre el pueblo, pero los que están sujetos al poder ven en Jesús un ataque a la seguridad a la sumisión al poder.

Y, por lo tanto, todos están en contra de Jesús. Como escribió Juan en el prólogo “Vino a los suyos, pero yo los suyos no lo aceptaron".

Y Pilato pregunta: “¿Qué has hecho? Jesús respondió: "Mi reino no es de este mundo". Jesús no está oponiendo el cielo a la tierra, sino que presenta dos mundos diferentes, el mundo del poder y el mundo del amor, es decir, el reino del poder y el reino del amor.

En uno hay dominación, mentiras, que provocan la muerte en los hombres, en el otro servicio y la verdad que en cambio comunica la vida.

Por tanto, el reino de Jesús no es de este mundo, sino en este mundo. “Si mi reino fuera de este mundo mis siervos hubieran luchado para que yo no fuera entregado a los judíos”. Pero Jesús no tiene sirvientes, porque el "rey" se pone al servicio de los suyos. “Pero mi reino no es de aquí”.

Por tanto, Jesús excluye que su reino tenga siquiera remotamente las características de los reinos de este mundo que se basan en el poder, la dominación y la mentira.

Entonces Pilato, aún más desconcertado, le dijo: "¿Entonces eres rey?" Jesús respondió ... Aquí está la traducción literal: "Tú dices que soy rey". Jesús no está interesado en el tema de la realeza e introduce en cambio, el tema que quiere dejar muy claro: la razón por la que vino al mundo.

“Para esto nací y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad". Y aquí hay una declaración importante, de gran valor también para los creyentes de todos los países: "el que es de la verdad, escucha mi voz".

El bien de la humanidad como valor absoluto

Jesús no dice "quien tiene la verdad", sino "quien es de la verdad". La verdad para Jesús no es una doctrina que uno posee, pero sí la actitud que caracteriza la vida del creyente que está en armonía con el amor creador del Padre y se traduce en obras que comunican vida a los hombres. Así que para Jesús no tiene la verdad, pero se hace a sí mismo la verdad, está en la verdad, anda en la verdad.

Estar en la verdad significa haber puesto el bien de la humanidad como valor absoluto y principal que dirige la vida del creyente. Mientras que quien tiene la verdad, sobre la base de la verdad, de la doctrina, es posible esté separado de los demás para así poder juzgarlos; el que está en la verdad pone su amor al servicio de todos.

Por tanto, Jesús hace del estar en la verdad una condición para escuchar su voz. Si no se está en la verdad, si el valor del hombre no se ha puesto como un valor único y absoluto de la propia existencia, su palabra es imposible escuchar.

Jesús dice "el que es de la verdad, escucha mi voz", para escuchar la voz de Jesús necesitas una premisa: haber orientado la propia vida por el bien y al servicio de los demás. De lo contrario, la voz de Jesús no se puede escuchar, ni se puede entender.

Pilato, el representante del poder, de la mentira, de la violencia, no puede entender esto. Y no logra entender porque está al servicio del bien y no se ha puesto al servicio del hombre. Sólo le interesa su propio bien y su poder.




Publicacion: Sabado 20 de Noviembre de 2021 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.