Fiscalía: Tenía envidia de su hermano, pero anhelaba su fortuna | Nacionales | Colombia | EL FRENTE
 
 
 
 
 
 


Colombia - Nacionales


Fiscalía: Tenía envidia de su hermano, pero anhelaba su fortuna



Fiscalía: Tenía envidia de su hermano, pero anhelaba su fortuna | EL FRENTE Pasadas las 2:31 de la tarde de este martes, el imputado Jhonier Leal aceptó los cargos que pesaban en su contra por la muerte de su hermano, el estilista Mauricio Leal, y de su mamá, Marleny Hernández.

La noticia cogió por sorpresa a más de uno, pues en la noche del lunes se declaró inocente de tales homicidios. Este martes, sin embargo, dijo al comienzo de la audiencia que aceptaba los cargos para llegar a un preacuerdo con la Fiscalía.

“Aprovecho la oportunidad para pedirles perdón a mis hijos, familia, víctimas y a toda Colombia”, fueron las palabras de Jhonier en medio de la audiencia de solicitud de medida de aseguramiento.

Alegaba inocencia

De testigo desconcertado a ser el autor del doble crimen familiar del que intentó no dejar huella. Ese es el giro que en los últimos días tomó Jhonier Leal dentro de la investigación por los asesinatos de su hermano, el reconocido estilista Mauricio Leal, y de su mamá, Marleny Hernández.

De 48 años, el hermano mayor de los Leal a pesar de que públicamente se mostró afectado por lo sucedido, todas las pruebas apuntaban a él como el único sospechoso de lo que pasó entre el 21 y 22 de noviembre pasado.

Esa fecha, entre las 11:45 p. m. y las 5:53 a. m. fueron “vilmente asesinados” mamá e hijo, según las pesquisas adelantadas por la Fiscalía, entidad que asegura que Jhonier fue la única persona que estuvo en esas seis horas en la lujosa casa #18 del Conjunto Arboreto, en La Calera, el hogar que hasta entonces compartían los tres.

Dichas muertes causaron una investigación que el viernes pasado desencadenó en la captura del antes testigo, y en la imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento en su contra, realizada este lunes ante el Juzgado 14 de Garantías de Bogotá.

Para la Fiscalía, el valluno, también estilista, habría atacado a su mamá dormida, cambiado de cuchillo para rematar a su hermano.

Al finalizar este relato del fiscal delegado Mario Burgos, el procesado solo pidió dos cosas: que le convirtieran de meses a años los delitos que le imputaron, y que lo dejaran hablar a solas con su abogado Álvaro Rojas. Se las aceptaron.

Minutos después de la charla, hacia las 6:30 de la tarde, se declaró inocente, pues dijo que: “jamás hubiese sido capaz de poner una mano encima de mi madre y de mi hermano”.

No fue un suicidio

Para desenredar la novela judicial, la Fiscalía detalló uno por uno cada momento. Por ejemplo, que Jhonier entró a la casa el domingo a las 11:37 p.m., y salió de ella a las 11:15 a.m. del otro día. Para ese momento, los cuerpos sin vida ya reposaban en el cuarto de Mauricio.

Sin embargo, horas después, ante la preocupación de que no aparecían, el hoy procesado le insistió al conductor de su hermano, José Jair Ruiz, hoy testigo, en ir a la casa a buscarlos. Él aceptó, y hacia las 2:34 p. m. vio a las víctimas tendidas en una cama doble.

De allí salió una primera pista para las autoridades: una carta firmada a puño y letra por el estilista, en la cual pedía perdón a su mamá dejando claro que todo lo suyo quedaba para sobrinos y hermanos. La tesis que se manejó fue un suicidio, pero el 15 de diciembre se cayó al establecerse que se trató de dos homicidios. Ahí la Fiscalía ya tenía los ojos sobre el hermano, entonces sorprendido por la muerte de sus familiares.

En primer lugar, Burgos relató que la primera víctima fue la mamá: a ella la habría apuñalado hasta la columna estando dormida, para después trasladarla hasta el cuarto de Mauricio, lugar donde supuestamente la emprendió contra él.

De acuerdo a las pruebas, el famoso estilista fue atacado con el mismo cuchillo con el que murió su mamá, pero como la lámina le quedó dentro del cuerpo, su hermano fue por otro para continuar el acto que Mauricio no pudo resistir, pues se tomó nueve pastas del sedante zoplicona. Uno de esos lo ingirió por gusto, pero los otros aparentemente fueron forzados por Jhonier.

Hasta ahí, los crímenes ya se habían cometido, pero quedaron varios rastros alrededor. Uno de ellos es que desde los celulares de las víctimas salieron mensajes de texto cuando ya estaban muertos.

Uno fue el que recibió el conductor, quien detalló que se le hizo raro que el lunes en la mañana su jefe le escribiera con buena ortografía, y que no fuera con el cotidiano audio matutino en el que se refería a él como “baby”. Además, los peritos encontraron que la famosa carta, que sí la escribió Mauricio, tiene trazos irregulares que generan sospecha en si hubo amenazas de por medio.

Por último, en las inspecciones a la lujosa casa hallaron manchas de sangre de Marleny en un escalón, en una toalla y hasta en un sifón de la casa, lo que dio pie a que la Fiscalía infiera que los guantes que utilizó el imputado para manipular la escena no le sirvieron del todo.

DATOS CLAVES
-El asesino intentó suministrar dinero a Jair, conductor de Mauricio, para que guardara silencio ante un futuro interrogatorio.
-Jhonier intentó vaciar las cuentas bancarias de su mamá y hermano horas después de los asesinatos
- “Cuatro meses antes se mudó a La Calera, desde ese momento empezó a planear el asesinato”: Fiscalía.



Publicacion: Miercoles 19 de Enero de 2022 


 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.